Suspiros



Los suspiros somos una familia muy numerosa, todos somos hermanos y cada uno desempeña una función diferente, pero, básicamente todos aparecemos cuando hay que expresar una emoción. Trabajamos en diferentes horarios y situaciones, y nunca podemos reemplazarnos entre nosotros.
Las emociones son nuestras jefas, cada una tiene una de nosotras asignada, y nos dicen en qué momento debemos ir a trabajar. Veamos algunos familiares y sus trabajos.
Mi hermana menor es muy ruidosa, nunca sabe disimular su presencia, acude cuando su jefa, la frustración, la llama, algunos días con más frecuencia que otros. Ella se ocupa de que las personas expresen su irritación cuando las cosas no salen como quieren o cuando surgen imprevisto. A veces me pregunto cómo es posible que trabaje tanto en un solo día.
Mi hermano menor es callado, tanto que aún cuando trabaja, nadie nota mucho su presencia. Su jefe es el orgullo, pero raras veces lo llama, a menos que se trate de una persona en una entrega de premios o similares situaciones. Debe ser uno de los que menos trabaja en la familia.
Mi hermana del medio es menos ruidosa que la menor pero igualmente imposible de pasar desapercibida. Su jefa es la complacencia, acude cuando alguien está feliz de haber llevado a buen término una meta, una tarea, un anhelo. Era una de las que más disfrutaba su trabajo.






Yo tengo una función similar, pero no voy a trabajar a menos que mi jefe me llame a gritos, porque odio trabajar en vano. Por él suerte me hace trabajar lo estrictamente necesario y casi nunca se equivoca, aunque a veces su propio entusiasmo y pasión lo confunden. Mi jefe es el amor y el jefe de todas la emociones. Y yo soy el suspiro del amor. A veces trabajo mucho, sobretodo cuando la persona sufre un amor no correspondido, pero lo mejor es cuando me llaman y me encuentro con dos personas bajo el mando de un único jefe, el Amor y entonces me siento tan a gusto que salgo de los labios de esa persona haciendo tanto ruido como mi hermana menor. Me encanta mi trabajo, pero no tendría sentido sin los demás miembros de mi familia.
Somos una familia y tenemos uno de los trabajos más lindos del mundo. Mostramos el poder de las emociones y el liderazgo del amor.
Realmente, es un trabajo genial.
FIN




Bookmark and Share

Comentarios

Anilorak ha dicho que…
Suspiro: aire que sobra por alguien que falta... Esto me lo dijo una amiga hace un tiempo ya. Saluditos!!!
Vaeneria ha dicho que…
Si no suspiramos de vez en cuando, no podríamos retomar fuerzas para seguir adelante. Un saludo grande. :)
Anónimo ha dicho que…
hola que bien escribes sigue asi.. por que de sueños estamos hechos solo hay que realizarlos, y que mejor que con una inspiracion saludos..

Entradas populares de este blog

Paisaje

Cita a ciegas

Mariposas de la vida