Entradas

Influencias (parte II)

Imagen
-3- Al llegar al edificio, vi a Alex recostado en la puerta de entrada. Feliz como estaba pensando que todo iba a arreglarse, me acerqué y traté de darle un abrazo a modo de saludo, pero lo esquivó sin dudar. Fue la primer señal de que algo andaba mal y que el problema sería difícil de solucionar. Al menos eso pensé yo. Alex me hizo señas para que lo siguiera al interior del edificio y fuimos hasta la sala principal, nuestro lugar secreto de reuniones. Luego Alex se volvió y me miró con frialdad. -He decidido ayudar a eliminar a todos aquellos que impiden la salvación del mundo. “No puede ser, está hablando como uno de ellos”, pensé. Decidí esperar a que terminara. -Yo soy de los que quieren y pueden salvar a la humanidad… pero vos no. Vos sos una persona totalmente incrédula de mis ideales, de mi capacidad para ayudar a la humanidad, sos un ser egoísta que solo trata de alejarme de mi verdadero propósito y poder. Lo único que sabés es criticar aquello que no entendés y nadie necesita a al…

Influencias (Parte I)

Imagen
Prólogo Habíamos ingresado en la penumbra. Mis pasos era aún más silenciosos que de costumbre, pensando no solo en mantener el factor sorpresa conmigo sino también en el hecho de que él tenía una revólver. Aún no me recobraba de la terrible verdad que no había querido ver. No podía terminar de creerlo. ¿Cómo era posible que un día fuera mi mejor amigo y dos días después  se ocultara en un edificio antiguo con un revólver listo para matarme en cuanto me viera? ¿Tanto lo habían cambiado en esa… comunidad? Respiré hondo y entré a la sala principal, con el corazón en un puño. -1- Mi nombre es Lira y para empezar debo decir que todo comenzó con una canción en un pequeño concierto y con la invitación de un grupo de personas para reunirse frecuentemente a escuchar música de ese grupo que a todos les gustaba.
Al principio todo fue muy normal. Reuniones, café o cerveza y música de esa banda. Alex, mi mejor amigo desde hace más tiempo del que puedo contar, también asistía a esas reuniones, e incluso …

La búsqueda

Imagen
Tuvo la noche una sed antigua. Porque en esa ciudad, una de las tantas metrópolis llena de ciudadanos comunes que van de lado a otro apurados sin verse siquiera la cara, allí había un habitante diferente a todos. Se llamaba Demian, le gustaba caminar durante el día pero era en la noche donde se sentía libra, fundiéndose con la oscuridad. Aunque tenía el cabello de color blanco, y aunque su apariencia no superaba los treinta y cinco de edad pero en realidad tenía doscientos años... porque Demian era un vampiro. Cómo correspondía, sus sentidos físicos, fuerza y velocidades superiores a los humanos, pero no era eso lo que lo separaba de otros vampiros. Tenía dos rasgos que lo ayudaban en su búsqueda. El primero era su decisión totalmente personal e irreversible de alimentarse exclusivamente de sangre que provenga de criminales sin posibilidad de redención o de una persona moribunda. Solo de esas víctimas y ninguna otra. El segundo rasgo que lo caracterizaba era un poder extrasensorial que …

Sol del olvido

Imagen
Había una vez una ciudad… o al menos eso creo. La cuestión es la siguiente: no se puede visitar esa ciudad dos veces sin asombrarse, así que la segunda vez no se está realmente seguro de que es la misma de la víspera. Yo mismo tuve que verla tres veces, y recién antes de recorrerla por tercera vez tuve la idea de escribir todo para corroborar que no estaba volviéndome loco. He aquí mi relato: “Me encuentro en la ciudad de Preterición, al menos eso me dijeron cuando pregunté mi ubicación actual. Lo primero que me llamó la atención al salir a caminar luego del desayuno es el ánimo alegre de todas las personas que encontraba en mi camino. Recorriendo las calles de la ciudad noté que frecuentemente tanto niños como adultos se señalaban unos a otros cosas que a mí me parecían normales, como una vitrina, un árbol, un edificio antiguo. Era extraño el nivel de sorpresa que se veía en todos, parecían extremadamente felices de ver cada cosa de su entorno. Este fenómeno se repitió todo el día has…

El sueño de un sueño

Imagen
Llevo más dedoshorasen el bar, acompañando a mi padre y sus amigos. Normalmente no me gusta hacer esto pero es su cumpleaños y me llaman mis deberes de buen hijo. No es que me lleve mal con mi padre, pero ambos vemos mi vida a través de dos cristales totalmente diferentes. Ah, lo que temía, está empezando a hablarle a sus amigos de mí. Para que entiendan mi diferencia con él simplementeveanlo que él dice y a continuación mis propios pensamientos.  -Me alegra mucho que estén acompañándome en este día, junto con mi hijo, que como siempre viene con una buena noticia. “Papá, no creo que a ellos les importe que me dieron un balance muy importante para analizar en la empresa, hacen eso todos los meses.” -Le dieron un importante balance para que lo controle, así de grande es la confianza queletienen en la empresa. No por nada lo aprobaron con una sola entrevista. “Me aprobaron porque el presidente es tu compañero de fútbol y lo hizo para que no dijeras que metió un gol en contra y por eso perdie…

Mariposas de la vida

Imagen
Hay todo tipo de mariposas. Algunas son de color rosa y no se ven sino que se sienten en la panza, y según el saber popular significan una emoción intensa que puede ser tanto amor como miedo, según la situación. Otras son de color celeste con destellos tornasolados y aparecen cuando la tristeza ya no se soporta y se vuelve llanto, pero permanecen el tiempo exacto para desahogarse y luego se marchan. Hay también una especie de color verde que aparece solo cuando todo parece perdido y de pronto una fuerza de voluntad surge inesperadamente para seguir adelante, esa mariposa es especial porque está hecha de esperanza y su belleza se alimenta de la fe, por eso mientras más fuerte sea ésta mayor brillo desprenderán las alas verde esmeralda de la mariposa, que constantemente aparece y se esfuma según la persona tenga mucha o poca fe, respectivamente.

Una cuestión de percepción.

Imagen
Apenas un rayo de luz se filtraba por la ventana, tocando  con su brillo creciente el rostro dormido de Lucy. Sin abrir los ojos ella hizo un gesto de fastidio. Al instante sonrió. Cada mañana ocurría lo  mismo, pues por pura voluntad había decidido dejar la ventana entreabierta para que el primer rayo de sol que entrara en la habitación le acariciara la cara. Era su sistema de despertador. Cuando ya no pudo disimular el fastidio que le producía la luz se levantó y se preparó para un nuevo día. Luego del desayuno tomó su equipo de trabajo, se calzó el traje y salió. Luego de media hora de caminata por un bosque de arrayanes, oyó que alguien gritaba pidiendo ayuda. Se acercó y observó que una señora estaba recostada contra un árbol, temblando mientras no quitaba la vista de un hombre que estaba revisando el bolso que acababa de arrebatarle. Lucy parpadeó con interés, llevó su mano a la espalda, empuñó y sacó de un estuche cilíndrico y largo una Nodachi, la tradicional espada japonesa us…