Mariposas de la vida



Hay todo tipo de mariposas. Algunas son de color rosa y no se ven sino que se sienten en la panza, y según el saber popular significan una emoción intensa que puede ser tanto amor como miedo, según la situación.
Otras son de color celeste con destellos tornasolados y aparecen cuando la tristeza ya no se soporta y se vuelve llanto, pero permanecen el tiempo exacto para desahogarse y luego se marchan.
Hay también una especie de color verde que aparece solo cuando todo parece perdido y de pronto una fuerza de voluntad surge inesperadamente para seguir adelante, esa mariposa es especial porque está hecha de esperanza y su belleza se alimenta de la fe, por eso mientras más fuerte sea ésta mayor brillo desprenderán las alas verde esmeralda de la mariposa, que constantemente aparece y se esfuma según la persona tenga mucha o poca fe, respectivamente.


La siguiente es una especie muy rara porque es prácticamente invisible, está hecha de inspiración y por eso nadie la ve a la primera pero siente su leve peso en la cabeza o en el corazón, que son sus sitios favoritos para posarse, y permanece allí hasta que la persona logra expresar esa invisible presión que le inspira a hacer algo, ya sea escribir, pintar, preparar un plato especial para almorzar o simplemente llamar a un amigo para arreglar una salida al bar de siempre para pasar un buen rato; son muchas las formas en que la mariposa transmite su mensaje, usando las patitas delanteras como si escribiera en código morse y no se marcha hasta lograrlo, aún si le lleva más de un día, es paciente e insistente porque sabe que el resultado bien vale la pena, siempre.
Hay una mariposa que aparece en un momento fundamental en la vida y  es cuando se renuncia a un sueño, a una meta y se cae en la rendición total e irreversible, es una mariposa de colores negro con toques rojizos que dan la impresión que sus alas están desgarradas y sangrando, es la mariposa zombi, que no tiene vida en ella pero precisamente por esa razón tampoco puede morir, se limita a existir y nace cuando se abandona toda esperanza y motivación de lucha, permanece junto a quien la creó y se dice que en ocasiones muy especiales, cuando la persona vuelve a levantarse para luchar, entonces la mariposa toda se desintegra y de sus trozos como vidrios negros surge la mariposa esperanza con sus alas verde esmeralda y ya no abandona a su dueño.

Así se ve que las mariposas son mucho más que orugas transformadas, son símbolos de la vida y que tienen diversas formas y funciones, todas hermosas a su manera y útiles para el día al día. Todo es cuestión de saber descubrirlas y dejarles acompañarnos.

Bookmark and Share

Comentarios

Entradas populares de este blog

Paisaje

Empatía

Cita a ciegas