Entradas

Mostrando entradas de enero, 2010

Rumores

Imagen
Ella estaba ahí, caminando silente frente a todas las personas que alguna vez la habían ignorado, las que ni su nombre sabían pero que habían creído tan fácilmente el rumor esparcido un pequeño grupo de idiotas populares. Sí, todos habían creído el maldito rumor de que ella era una… una trepadora, una “chica que conseguía lo que quería seduciendo a todos los hombres que fuera necesario.”¿Cómo era posible que todos creyeran tan fácilmente esa absurda mentira? Y todo porque él la había elegido a ella y no a la líder del grupito popular. Pero, justamente por ser populares tenían el terrible poder de convencer a los demás de creer cualquier cosa que ellas dijeran. En menos de un día todos los estudiantes de la carrera conocían “la otra cara” de ella. Él, por su parte, se había mostrado indignado por el hecho, pero antes de eso su rostro expresó por un momento, por un segundo eterno, que realmente creía lo que le habían contado de ella. La duda había aparecido en su mirada acuchillando el …

Escaleras del destino

Imagen
El sol que madruga da señales. Así lo entendió Gabriela cuando, yendo a su trabajo, le llamó la atención una puerta semiabierta, en cuyo rostro marrón caían destellos dorados. Aunque estaba sobre la hora para llegar a su trabajo, Gabriela decidió obedecer a ese repentino impulso de curiosidad y empujó suavemente la puerta. Se encontró en un edificio completamente circular, tan alto que el techo se fundía con los espirales de una escalera infinita. Cuando cerró la puerta tuvo la sensación de estar cerrando también algo más, algo interior e indescifrable. Respiró profundamente y comenzó a subir la escalera. EL primer nivel tenía sólo una puerta. Gabriela se asomó y vio una inmensa habitación circular que parecía una oficina. Todos parecían tan concentrados que se sintió incómoda y continuó subiendo la escalera. El segundo nivel estaba compuesto de un vidrio transparente que dejaba ver un gran y bien equipado gimnasio con algunos atletas, dos instructores y algunas mujeres que pare…

Levitación

Imagen
Una pavana que arranca gravemente era algo que un conocedor del tema habría apreciado, pero Javier no sabía de danzas, apenas si sabía bailar cuando iba a los boliches. Él veía un bailoteo muy lento, en cual los intérpretes parecían no moverse del punto de partida. Le impacientaba solo mirar, por eso cuando una de las mujeres le tendió la mano, en una muda pero perfecta invitación. Javier se turbó un poco, tentado a decir que no bailaba, pero sintió como si alguien le diera un empujoncito y antes de darse cuenta estaba en medio del circulo de fuego que formaban las tres parejas de baile, rodeados de una multitud de curiosos, en una plaza.

Seguir Leyendo...



Al principio Javier se sintió perdido, incluso abochornado por su falta de estilo y gracia, pero luego comenzó a aflojarse y se dejó llevar por la música. Era más fácil de que lo que esperaba, se dio cuenta de que la danza era lenta porque cada paso duraba tanto como la nota que lo acompañaba, sin tratar de imponerse a ella, en una…

Reportaje intergaláctico

Imagen
Esto ocurrió no hace mucho, una tarde otoñal especialmente fría. En esa plaza no había nadie más que yo. O eso creí…
“Hola” dijo una voz en mi mente. Pensando cómo era posible que mi mente me saludara sin intervenir yo en ello, giré la cabeza. Después de todo la voz que escuchaba no se parecía a la mía.Al volverme me encontré con un rostro que era humano pero que al mismo tiempo tenía un aura de misterio, como si no fuera normal. Tal vez eran sus ojos color fuego, que brillaban intensamente y por momentos adquirían tonos verdes y azules metalizados.Abrí la boca para preguntarle quien era, pero en ese momento volví a oír la misma voz en mi mente.“Mi nombre es Orión, vengo del espacio y eres el primer terrestre con el cual me comunico. Felicidades.”
Seguir Leyendo...


Apenas pude articular palabra. Tras algunosbalbuceos muy incoherentes, atiné a sacar un pequeño grabador de mi mochila. Como buen periodista siempre estaba listo para una noticia. Prendí el grabador y le dije al extraño que r…