Diálogo astral



-Hoy desperté lleno de energía. De hecho siento que yo soy el sol, siempre presente, siempre poderoso, siempre iluminando toda la verdad.-Dijo Matías “Matt” Withnam con entusiasmo.
-Cuidado, sol, no vayas a quemarte con tu propio poder. -respondió su jefa, la detective Luna Guerrero.
-Prefiero quemarme que ser un círculo frío, de tamaño mísero que no hace nada útil, prefiero llamarme sol, sinónimo de poder que llamarme Luna, sinónimo de… no sé, no se me ocurre nada amable.-dijo él con malicia.
Luna sonrió y continuó acomodando sus carpetas de archivos policiales.
-No te preocupes, de todas formas hay más que sólo frialdad en la luna, pero no espero  que me creas. Muchas cosas no serían lo mismo sin la  luna, como ser las mareas, la buena visión durante una noche cerrada, la sensación de compañía para los viajeros extraviados, la inspiración de los escritores y poetas. Realmente, la luna es mucho más importante de lo que se cree.

-Bah, ser el sol es mejor. Es símbolo de fuerza, descubrimiento, dinamismo (nadie hace nada divertido cuando hay luna, sólo se duerme). Además siempre se adoró al sol, siempre.
-Como gustes, sin embargo, el sol… no puede verse directamente sin quedar completamente enceguecido o perder la vista. El poder del sol es proporcional al peligro que conlleva hacerle frente. La luna es la Reina del cielo, según la mitología, y, todos dicen que no hay peor infierno que el de ser víctima de una mujer furiosa.  Yo que vos cuidaría de no hablar mal de la luna, podría herirte con un haz plateado.
-Bah, no le tengo miedo a un rayito de luna. Yo soy el sol y nadie puede ganarme.
-Sin embargo… tanto en el cielo como en nuestro trabajo, muchas veces la Luna se interpone, y eclipsa completamente al sol.
Matt no supo que responder. Sabía que existían los eclipses de sol, y, lo que lo avergonzaba más, sabía que era verdad, siempre que los casos, por difíciles que fueran, siempre eran resueltos por Luna, incluso le había salvado la vida a él muchas veces. Sí, hoy él se sentía el rey sol pero nunca había logrado eclipsar completamente a Luna. Optó por una repentina sordera y fingió acomodar una pila de papeles.
Luna, que sabía exactamente lo que Matt estaba pensando, acabó de acomodar las carpetas y fue a prepararse un capuccino. Una vez más un rey era destronado por menospreciar a su oponente. Una vez más, la Luna había eclipsado al sol.

FIN




Bookmark and Share

Comentarios

Mi historia mal contada ha dicho que…
siempre en la historia de la vida y por mandato divino el hombre es el jefe.. en este caso era el sol hombre o tenia problemas de identidad?... bonito relato luna.
la luina me inspira, el sol me da alimento.

love
Mariela Marianetti ha dicho que…
Un gusto visitarte, querida vaeneria. Tus relatos son el resultado de una mente destinada a brillar. Un abrazo.
Vaeneria ha dicho que…
Mi historia mal contada: Es verdad, en la historia el hombre siempre es el jefe y por eso a veces se cree un rey, un sol invencible, pero la Luna siempre está ahí, y algunas veces asume el papel de detective, jefa y reina.

Mariela: Me alegra que te gusten mis relatos. Me halaga tu elogio a mi mente.

Muchas gracias a los dos. Un saludo :)
Lao ha dicho que…
Interesante tu juego de símbolos. Pienso que muchas veces el sol por mas que se envanezca, la naturaleza hace que la luna lo encandile con su gracia y belleza. Un beso-
Lao ha dicho que…
Pienso que por mas que el sol se envanezca, la naturaleza hace que, con su belleza y gracia, la luna lo encandile. Un beso.
Alejandro Kreiner ha dicho que…
Bonito dialogo. No cabe duda que la Luna es la reina de la noche.

Saludos.
Ariadna ha dicho que…
hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. además estoy segura que su blog sería de mucho interés para mis visitantes!.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

saludos

Entradas populares de este blog

Paisaje

Empatía

Cita a ciegas