El sueño del ángel (2da Parte)



Alex reconoció de inmediato al ángel. Tenía el mismo rostro asustado y sufriente, sólo que esta vez no estaba atrapado entre espinas sino sentado en un banco de plaza. Su expresión era de una tristeza insondable.
Alex supo que era “su” ángel pero al principio no supo si acercarse o no. Se balanceó en el lugar unos momentos y luego quedó mirando al ángel. Finalmente obedeció a un impulso y se sentó en el banco, a menos de un metro del ser que llevaba seis meses buscando. Se aclaró la garganta y eso hizo que el rostro triste se vuelva hacia él.
-¿Estás bien?-preguntó Alex.
El ángel lo miró y luego volvió a fijar su vista al frente. Luego habló con voz tomada.
-No importa, igualmente no puede ayudarme. Mi problema no tiene solución.
-¿En serio? ¿Qué tipo de problema es?
-Es muy simple: ya no puedo confiar en nadie, absolutamente en nadie. La persona que juró amarme para siempre me engañó, el que se decía mi mejor amigo y compañero de trabajo acabó llevándose todo el crédito por un artículo que yo escribí, y los usó para impresionar al jefe y tener un ascenso, sin mencionar nunca mi participación en el proyecto. En definitiva, todos los que me rodean, los que creí firmemente que me querían resultaron ser sólo… farsantes, personas que sólo me utilizaban, mientras me engañaban. Ya no puedo confiar en nadie, y no quiero volver a confiar, nunca.
Apenas acabó de hablar, el ángel rompió en un llanto desconsolado. Alex se sorprendió pero no dijo nada. Luego tomó aire, miró hacia adelante unos momentos,  como buscando afanosamente las palabras necesarias para ese momento. Entonces miró el rostro desolado del ángel y, siguiendo un impulso, le colocó la mano suavemente en la espalda. Durante unos instantes ninguno se movió. Alex retiró la mano de forma repentina, como sintiendo que había tocado algo sagrado. Entonces, antes que ocurriera algo más grave, se aclaró la garganta, musitó un leve “perdón” y agregó, con voz firme:
-No creo que sea verdad lo que acabás de decir.
-¡¿Cómo?!
-No es verdad, así de sencillo. Dijiste que ya no podías confiar en nadie y eso es falso.
-Pero…
-Confiaste en mí. De no ser así jamás me habrías contado lo que te ocurrió. Aunque digas lo contrario, aún tenés confianza en los demás, lo que significa que también tenés esperanza, tal vez de encontrar un amigo, o de volver a creer, o simplemente de convencerte que siempre va a haber al menos una persona en tu camino que te muestre que vale la pena confiar en otros, incluso cuando ya nos hirieron anteriormente. Es muy bueno que me contaras tu problema, significa que querés encontrar la forma de resolverlo, necesitás ayuda y no te avergüenza pedirla. Yo no sé si pueda hacer que creas nuevamente en la palabra de los demás pero al menos te muestro que mantenés viva la esperanza y eso siempre es muy bueno y por demás de importante. La esperanza es (o debería ser) lo último que se pierde, porque si no está es como perder el deseo de vivir, es no tener más razones para despertar cada día, es volverse… vacío. No creo que debas tirar la toalla tan pronto. Lo mejor es que te tomes tu tiempo para pensar en lo sucedido, ver cuales fueron tus sentimientos, si deben cambiar o no y decidir tu siguiente paso. Al menos esto pienso yo.
Alex dejó de hablar y permaneció pensativo unos momentos. No sabía realmente de dónde había sacado la inspiración para decir todas esas cosas, que se le antojaron dictadas por una sabiduría que no reconocía como suya. Sin embargo luego de unos instantes, sintió que siempre la había tenido, como esperando la oportunidad de descubrirla y utilizarla. Alex no dejó de sorprenderse ante estos pensamientos, pero de pronto se acordó del ángel. Se volvió hacia él y se dio cuenta que éste lo había estado observando desde que terminara de hablar y por alguna razón no lo había interrumpido mientras pensaba. Luego de mirarse fijamente unos instantes el ángel sonrió y se puso de pie. Alex lo imitó un tanto intrigado. De repente se encontró atrapado en un abrazo e inmediatamente sintió una corriente de energía y esperanza que le atravesó el corazón de forma maravillosamente poderosa. Cuando se separaron una sonrisa iluminó el rostro de ambos. El ángel dijo con voz clara y sincera:
-Gracias. Ahora debo irme, pero presiento que volveremos a encontrarnos. Hasta pronto… Alex.
Alex sólo acentuó su sonrisa e hizo un gesto de saludo. Una brisa lo envolvió haciéndolo cerrar los ojos, cuando los abrió el ángel había desaparecido. Sintió algo en su mano y al bajar la mirada descubrió en la palma de su mano una pequeña pluma de color blanco. El sonrió, con una esperanza renovada y empezó a caminar hacia su casa, saboreando la victoria como un guerrero que regresa después una aventura de inicios extraños pero con un resultado que fue mucho mejor y mayor que lo soñado.
En el horizonte el cielo se coloreaba de fuego y púrpura.

FIN


Bookmark and Share

Comentarios

Lao ha dicho que…
Un Angel que lo sabe todo de Alex, éste me parece que se retiró con autoestima bien inflada. Muy linda tu forma de escribir. Saludos.

Entradas populares de este blog

Paisaje

Cita a ciegas

Mariposas de la vida