El rescate (II)



Marcos estaba recostado en el Chevey esperando que el encargado llenara el tanque, mientras releía la dirección que le diera la telefonista del sector de equipajes del aeropuerto. Allí debía estar, sin duda, el tesoro más preciado de Marcos, aquel que  se extravió cuando su valija fue confundida con la de otro pasajero. Marcos decidido a recuperar su maleta y, más importante, los cuadernos de reflexiones y cuentos que estaban en ella, esos trazos de su alma plasmados en papel que él clamaba por recobrar. De esa forma tan repentina había iniciado el viaje de Marcos.
Al anochecer del segundo día de marcha ya había leído tanto el nombre y la dirección que le dieron que sentía como si conociera a la persona que iba a ver por primera vez al día siguiente. No obstante no dejó de preguntarse cómo sería ella, la mujer cuya valija le entregaran erróneamente. Mientras se acomodaba para dormir empezó a imaginar el encuentro del día siguiente. Se veía estacionando el Chevey frente a una bonita casa y saludando a una mujer muy atractiva, que le invitaba a tomar un café acompañado con torta casera, luego entablando una agradable conversación y sonriendo al ver que ella quedaba fascinada con el hecho que él escribía cuentos, y más aún quedara luego de escuchar uno de esos relatos. La despedida era un intercambio de datos de contacto y luminosas sonrisas. Con el resplandeciente rostro de la muchacha ante sus ojos, Marcos se quedó profundamente dormido.


A las once de la mañana de su tercer día de viaje; Marcos llegóa a la dirección indicada y estacionó el Chevey frente a una casa muy antigua, algo descuidada e intimidante. Tocó el timbre entusiasmado y esperó. La puerta se abrió chirriando y se asomó el rostro de una mujer de unos cuarenta y tantos serio hasta la irritación. La sonrisa de Marcos vaciló ligeramente antes de hablar.
-Buenos días, señora, mi nombre es Marcos y estab…
-¡Señorita!-corrigió bruscamente la mujer- ¿Qué venís a molestar tan temprano?
-Perdone… señorita, yo sólo vine a recoger mi maleta, en el aeropuerto las confundieron y me entregaron la suya así que vine….
-¡Ya era hora!-gruñó la mujer- Me gasté dos pesos en llamadas para reclamar por mi valija. ¿Quién me devuelve esa plata ahora? En fin, ¿dónde está mi valija?
-Ehhh… sí, aquí está, en mi auto, ahora se la traigo.
-¿Llamás a eso auto? Es una carcasa vieja.
“Lo mismo que usted”, pensó Marcos mientras le pasaba la maleta.
-Aquí la tiene, ahora ¿dónde está la mía?
-Ah, no, no la tengo. Apenas vi que tenía ropa de hombre y un montón de cuadernos y papeles me pareció sospechoso y la tiré al contenedor de basura.
-¿Q-que? ¿C-cuando hizo eso?-Marcos se tambaleó y su rostro perdió el color.
-Ya te dije, fue apenas lo abría hace tres días. Ese mismo día se llevaron el contenedor, lo cual es un alivio porque quedaba horrible frente a mi casa.
Y sin más la mujer le cerró la puerta en la cara.
Marcos estaba aturdido, apenas se movió. Finalmente, caminando como un verdadero autómata se subió al Chevey y arrancó.


Fin del capítulo II

Bookmark and Share

Comentarios

Lao ha dicho que…
a no ser que me equivoque, esa mujer está coqueteando a Marcos y el tendrá que reaccionar... Es un gusto leerte amiga Vaeneria. "¡nos vemos!"

Entradas populares de este blog

Empatía

Cita a ciegas

Paisaje