Miedo

Este relato recibió una mención especial en el "1er Concurso de Relatos" organizado por el blog "El Templo del Ocaso.".Gracias al jurado por esa distinción.


Él se deslizaba sin ruido alguno, como era su costumbre. Iba feliz porque esa noche era la más esperada de todo el año. Muchos caían bajo su hechizo, bajo su dominio, aunque otros trataban de enfrentarlo. Pero lo que nadie podía era permanecer ajeno a él, ni esa noche ni ninguna otra. Porque él era el Miedo, el más terrible y paralizante de todos los sentimientos oscuros. Gracias a él muchas personas evitaban salir por la noche o se aterraban al ver una simple arañita. Su poder paralizante era envidiable. Con solo posar su mano helada en el rostro de su víctima, ésta se estremecía y el frío se extendía en todo su cuerpo, junto con la sensación de que algo terrible estaba a punto de ocurrirle.
Cuando él reía todo a su alrededor se volvía oscuro, claustrofóbico, aumentando su omnipresencia y su influencia en sus angustiados elegidos. Porque él elegía a quienes acariciar con sus frías y debilitadoras manos. Observaba a todos los humanos y de inmediato conocía sus temores más profundos, lo que le permitía conocer a los que eran más vulnerables a caer en sus redes de desesperación. Era un Miedo terrible que llegaba incluso a convertirse en Terror.


Seguir Leyendo...


Y la noche de Halloween era su favorita porque todos, especialmente los más jóvenes, trataban de vencerlo usando disfraces que eran representaciones de sus propios miedos. Así, el que temía a los aparecidos se disfrazaba de fantasma, pero ninguno de ellos podía vencerlo. Porque, cuando alguien parecía resistirse a ser aferrado por sus helados dedos, él se apoderaba del cuerpo de otro y lo impulsaba a asustar por la espalda al rebelde. Y siempre funcionaba: su marioneta se acercaba por detrás y de pronto aferraba los hombros del otro al tiempo que lanzaba un grito aterrador. Un salto de espanto y Él se apoderaba del cuerpo y el ama del rebelde que se burlaba de él. Entonces su carcajada sonaba en los oídos del aterrado revoltoso y sus manos frías le estrujaban el corazón, haciendo que latiera violentamente. Después de eso, la víctima quedaba asustada y nerviosa por horas enteras, aún cuando trataba de disimularlo.
Otra de sus artimañas favoritas para esa noche especial era aproximarse a cualquiera que caminase por una calle oscura y comenzar a deslizar sus manos en la espalda causándole escalofrío, luego soplar sobre sus oídos sonidos inquietantes, con pasos sigilosos, y finalmente proyectar en su mente imágenes de hechos y personas atemorizantes, mostrando las diferentes amenazas que podían estar esperando en esa calle oscura y silenciosa. Su presencia abrumadora se hacía tan palpable que la persona acababa atravesando la calle casi corriendo y sudando de puro terror.
Ése era su poder, su razón de ser; sabía que era inmortal, más no invencible. Mucho lograban hacerle frente, pero él siempre regresaba, dispuesto a probar su poder. Sabía que era parte de la naturaleza de todos los seres, pero que su mayor manifestación era el ser humano y también su más fuerte rival. De algo estaba seguro: al menos una noche al año todos trataban de enfrentarlo y vencerlo, pero siempre con una victoria para él. Alguien siempre caía en sus garras heladas que oprimían el corazón y embotaban la mente.
Siempre había alguien… que sucumbía ante el poder del miedo.

FIN





Bookmark and Share

Comentarios

♪Mariana *-° ha dicho que…
hola!!!! tenía mucha curiosidad por leer este escrito, porque le hecharon porras en el templo del ocaso, me alegra haber encontrado tu blog ^^
No me desepcioné, me gusto muucho, ese ser que apresa tu corazon con manos heladas y lo estruga hasta hacerte gritar de terror, siempre alguien sucumbe ante el miedo. me pregunto quien sera mas perseverante el miedo? o el amor?
♥♥ Lo has descrito genial!
Seguire visitando cuando pueda tu blog, porque tienes dedos de escritor, esos que dan vida a las letras y que transportan.

Besos*
Lao ha dicho que…
El miedo se cura ignorándolo...Muy bien descripto. Muchos saludos...
Vaeneria ha dicho que…
Mariana: Gracias por tu cometario y felicidades por ganar el concurso. Me encantó tu relato, la forma en que transmites las sensaciones de vértigo, la inquietud. Se sienten las emociones de la protagonista y eso es genial en un relato. Me voy a dar una vuelta por tu blog. Saludos :)
Vaeneria ha dicho que…
Lao: Muy buena receta para vencer el miedo, aunque a veces es difícil ignorarlo. Seguiremos luchando por ganarle. Gracias por visitar mi blog. Saludos :)
Mónica G. ha dicho que…
Lo que más me impactó fue la asociación del miedo con el frío, la idea de una mano helada en el rostro, la sorpresa desagradable...
¡Bien!
Vaeneria ha dicho que…
Gracias, Mónica, por tu visita y tu comentario. Siempre asocié el miedo a algo frío y me pareció una buena forma de describir lo que muchos sentimos en algunas situaciones inesperadas. Pero, como dijo Paulo Coelho:"No hay otra virtud más que ser valiente."
Besos :)
Eliudrae ha dicho que…
Ahora puedo decirte que tu relato y el de Mariana empataron, y tuvimos que revotar.
Por eso se hizo la mención especial, ya que podrías haber ganado perfectamente.
El relato es el más original, no esperaba menos de alguien como tú.
Siempre consigues sobrecogerme y hacerme reflexionar .
enhorabuena.
Vaeneria ha dicho que…
Gracias, Eliudrae. Me alegra que les gustara mi relato, es muy bueno ver que lo que uno escribe desde el alma llega a las personas y les agrada. Gracias, otra vez, por la mención especial. Saludos :)
Máximo Ballester ha dicho que…
Muy bueno este de miedo. Felicitaciones por el concurso.
Saludos! y gracias por tu visita y comentario.
Vaeneria ha dicho que…
Gracías, Máximo por tu felicitación y por tu visita. Saludos :)
Anónimo ha dicho que…
Hola, Carolina. No se que decirte, me llamaron la atención tus relatos, me parece que cae en algunos lugares comunes pero se entienden y están bien narrados. Me gusto la primera parte de cómo preparar un cuento, cuando enumeras los elementos y anes de emitir un juicio más elaborado debería leer más. No se pero creo que Paulo Cohelo y cia. no es un buen referente. Deberías leer a otros autores consagrados. Vale como consejo de onda. No te detengas por nada del mundo si te agrada y metele para adelante. UN saludo afectuoso. Leandro.
Vaeneria ha dicho que…
Gracias, Leandro, por tu comentario. Lo tendré presente, pero seguiré fiel a mi estilo, porque sigue siendo mi forma de escribir, no sabría de otra forma. Es como respirar, cada uno lo hace como lo siente, rápido o lento pero siempre sintiendo que es suficiente para vivir.
Gracias por visitar mi blog.
Saludos :)

Entradas populares de este blog

Empatía

Cita a ciegas

Paisaje