El misterio de la Navidad







Una vez más una cafetería era el escenario de mi encuentro con Valinor. Era veinticuatro de Diciembre, cercano a una fecha de la cual había oído hablar mucho pero que en realidad no tenía idea de qué se trataba: la Navidad.

Ese día iba caminando con mucho cuidado, porque las personas parecían aún más apuradas de lo normal, si eso es posible y trataba de no chocar a nadie. Ya había logrado esquivar a cinco personas cuando me distraje con un vestido que me llamó desde una vidriera. Entonces choqué contra algo y caí hacia atrás… O lo habría hecho si una mano no me sujetaba justo a tiempo. Una vez que me amigué otra vez con el equilibrio miré a ver con quien tenía que disculparme, y luego agradecerle que no dejara que me estampe contra el suelo.

Mi sorpresa fue tan grande como mi alegría al ver que se trataba de Valinor. Por fortuna logré cerrar la boca antes de que el notara mi embobamiento.

-Hola, Vaeneria.-saludó- ¿Haciendo compras navideñas a último momento como todos?

-No… Simplemente salí a pasear, pero debo haber elegido mal día porque todos están apurados.

-Por supuesto que es mal día, es víspera de Navidad.

-¿Vísperas de qué? ¿Navidad? ¿Qué es eso?

Por un momento él expresó la misma sorpresa que yo hace menos de un minuto. Entonces pareció recordar que había olvidado todo lo que había sucedido antes de mi cumpleaños número veinticinco. Era verdad, yo recordaba nada anterior a ese día, que era a principios de junio, por lo que podía afirmarse que no tenía pasado, sólo presente.

Valinor meditó unos momento y luego me invitó a tomar una gaseosa, algo que estaba necesitando, ya que en diciembre el calor es francamente insoportable en mi ciudad, y justamente por eso la gente esperaba a la a tarde para salir a hacer sus compras.

-Bien-dijo Valinor una vez que estuvimos instalados en una mesa de una cafetería- explicar el significado de la Navidad no es fácil pero voy a tratar de darte una idea aproximada.

-Claro, pero no se me escapa que es algo muy importante, así que tratá de darme todos los detalles para entenderlo bien.


Seguir Leyendo...



-Bueno, veamos, para los católicos es la fiesta en la cual el Hijo de Dios nace para convertirse en el Mesías, el Redentor del mundo, salvando a los hombres de la muerte y el pecado. Es una fiesta de mucha alegría. Eso por un lado. Para quienes no son católicos tiene un significado un poco diferente pero no menos importante, es, básicamente, una fiesta que les permite reunirse con su familia… Aunque ahora que lo pienso, lo más importante de la Navidad es eso, lograr que, por una noche, los miembros de una familia puedan reunirse y compartir momentos especiales. No hablo de estar toda la velada halagando a los familiares que uno no ve hace meses, sino de compartir y valorar cosas tan simples como un brindis o estar pendientes del reloj cuando aún falta media hora para la medianoche, el momento más importante de todos. Y ni hablar de los chicos, que están contando los segundos hasta que les permitan abrir sus regalos, regalos que tal vez ya conocen pero igual quieren abrir de inmediato. Por supuesto que los adultos también esperan ese momento y bien que lo hagan porque sino significa que han perdido la un poco de magia de la Navidad, no por el hecho del regalo materia sino porque saben que hay algo bueno esperando, tienen esperanza. Eso es la Navidad: esperanza. Esperanza de ver a la familia y saber que no van a criticarse, al contrario, van estar recordando anécdotas referidas a la fecha, las ideas que ingeniaban para tratar de averiguar sus regalos cuando eran niños, las comidas que siempre repetían, los regalos que se repetían. Una velada de verdadera amistad, de recuerdos y olvidos necesarios e importantes, una fecha para gradecer, para renovar la esperanza y la fe en las personas, porque siempre hay alguien a nuestro lado, aún cuando la distancia nos separe, aún cuando no nos conozcamos las caras, aún cuando esa otra persona sea alguien que está detrás de una computadora. Lo importantes es recordar que siempre hay alguien cerca, siempre.

-Siempre hay alguien cerca… que aparece cuando más lo necesitás, aún cundo no seas consciente de ello.-murmuré yo.

-La Navidad es todo eso, Vaeneria, es una fiesta de esperanza, de fe en los demás y en uno mismo, de pasar buenos momentos y atesorarlos como la joya que son, de llamar por teléfono y saludar con tu voz en lugar enviar un mensaje al celular, que también es buena idea, pero en esta época se escucha tan poco la voz “original” del otro… Es un momento para compartir, incluso aunque uno sea un solitario puede compartir un brindis consigo mismo y no es un deprimido crónico por eso, simplemente quiso un momento para estar a solas, para escucharse como no lo hizo en todo el año, para sentir algo de paz, esa paz que tenemos cuando dejamos hablar al corazón y vemos que nos dice verdades fuertes pero necesarias.

-Estar solo no es malo sino necesario, incluso en fechas importantes. A veces necesitamos charlar un rato con nosotros mismos.

-Sí. Para disfrutar la Navidad no hace falta gastarse el sueldo en regalos caros, como si con eso compensáramos alguna falta de cariño hacia los otros, o como si los obligáramos a regalarnos algo a cambio. La Navidad sólo se disfruta si uno se siente en paz, contento y libre. Es sentirse satisfecho aún cuando sabe que tal vez no tenga regalos para nadie, porque lo que sí sabe es que tiene un saludo de amistad y amor, una forma de decirle al otro “Sé que estás ahí, lo valoro y te lo agradezco, aún cuando jamás lo exprese.” Todo eso se dice cuando saludamos con un “Feliz Navidad”.

Yo permanecí unos momentos con la mirada fija en las personas que pasaban por la calle, preguntándome qué significaba la Navidad para ellos. Las respuestas fueron muchas, pero yo sólo podía pensar en lo que Valinor acababa de decirme. Definitivamente la Navidad era un tanto misteriosa para mí, pero ahora sabía que se trataba de sentirse en paz y decir a quienes queremos que los queremos realmente.

Volví mis ojos hacia Valinor y él sonrió.

-¿Te gustaría ir a cenar mañana y celebrar tu primera Navidad conmigo?

Yo no pude evitar sonrojarme un poco pero con una sonrisa acepté su invitación. Sospecho que se moría de ganas de hacerme esa pregunta.

Esa Navidad, la primera para mí, fue inolvidable. Tanto que aún escucho el sonido de nuestras copas de cristal al brindar exactamente a la medianoche.

A quienes leen esto sólo puedo decirles, con todo el corazón:

¡¡¡Feliz Navidad!!!

(Ya saben lo que significa esa frase para mí)







Bookmark and Share

Comentarios

Oreja y lápiz ha dicho que…
Hola linda

La verdad la navidad, al menos para los creyentes tiene significado especial y para lo ateos no creo que tenga significado. Solo es una excusa para golpearse la cabeza contra el piso y maldecir a Santa Claus las cosas que le obliga a comprar
Vaeneria ha dicho que…
Hola, Oreja y lápiz, gracias por tu comentario. Sé que la Navidad tiene otro o tal vez ningún significado para los no creyentes, pero quise reflejar lo que muchos sienten en esta fiesta, crean o no. Creo que, de una forma u otra todos sienten cosas diferentes en esta época. Simplemente intenté reflejarlas, nada más. Está en cada uno sentir o no algo en navidad, no es obligación.
Me gustó el tono de tu comentario, es realista, tal vez algo extremo pero muy realista la fin. Gracias por compartirlo.
Saludos :)
Gabriela Maiorano ha dicho que…
Hola Vaeneria!! Muy buen relato!!
FELIZ 2010!!QUE COMIENCES UN AÑO REPLETO DE AMOR, PAZ Y FELICIDAD!!
BESOSSSSSS
Lao ha dicho que…
Importante y lindo tu planteo. Si querés en mi blog escribí algo sobre éso, que tal vez pueda agregar algo. De todos modos, felicidades para vos.
Roser ha dicho que…
Acabo de toparme con tu blog, y me ha gustado mucho ^^ Tu idea de la navidad la comparto, además lo has contado de una manera muy bella. Si no te importa, me voy a convertir en tu seguidora y me pasaré mas veces por aquí. Saludos ^^
Roser ha dicho que…
Lo dicho, ahora sigo tu blog ^^ Estoy dudando, no se si se envio mi comentario anterior, por si no se envio, enorhabuena por el relato. Yo pienso lo mismo que tu acerca de la navidad.
Roser ha dicho que…
Me ha gustado mucho tu relato. A partir de ahora te sigo. No se porque estoy teniendo problemas con los comentarios.:S
Vaeneria ha dicho que…
Gracias a todos por sus comentarios!
Lamento haber estado tan ausente. Lo compensaré con la calidad que ustedes merecen. Gracias! :)

Entradas populares de este blog

Paisaje

Empatía

Cita a ciegas