Sombras

Las sombras son contradictorias. A veces son sinónimos de misterio, incluso peligro, otras son sinónimo de refugio. Las madres siempre recomiendan a sus hijos ir por la sombra en veranos e ir por la luz en las noches. Suena contradictorio y lo es. ¿Qué tienen de distinto las sombras de la noche que las discriminamos de las sombras diurnas?

Las sombras significan lo que cada uno sienta al introducirse en ellas.

Para una persona que vuelve de su trabajo al mediodía en pleno verano, la sombra es un refugio, un espacio pequeñito para hacer un alto y respirar hondamente antes de seguir.

Para alguien que sale a caminar sin reloj, son una forma de saber con bastante certeza si es mediodía o no.

Para un ladrón son el lugar ideal para sorprender desagradablemente a una posible víctima.

Para un alma solitaria son un refugio para detenerse a pensar sin interrupciones.

Para un héroe misterioso son un lugar del cual surgir para ayudar a quien lo necesite.

Para un caminante entusiasta, ver sombras que se alargan es indicador de que ya es hora de regresar a su casa y tomarse unos mates.

Para mí las sombras son todo esto y mucho más. Las sombras son la mejor evidencia de que algo existe, y este atributo no corresponde sólo a objetos sólidos, sino cómo explicar la sensación de soledad al ser invadidos por la sombra del miedo. Y ni hablar del temor de caer en las terribles sombras de la muerte.

Pero, yo diría sin mucha duda, que las sombras más hermosas son las que ocultan el beso secreto de los enamorados.

Son las sombras inmortales … del amor.

Sombras en las cuales espero ocultarme algún día.

FIN





Bookmark and Share

Comentarios

Carolina. ha dicho que…
¡Hermoso Caro! Para el Taller. Justamente el relato que hice sobre las sombras de mi vida tratan de un amor.
¡Un beso! Nos vemos mañana.

Caro

Entradas populares de este blog

Paisaje

Empatía

Cita a ciegas